domingo, 25 de enero de 2015

El Convento de la Encarnación de Sevilla.


Este convento se fundó en 1591, siendo la primera abadesa y cofundadora doña Beatriz de Vallejo, quedando bajo el Patronato del Deán y Cabildo de la Santa Iglesia Catedral de Sevilla.

 El convento se acogió a la regla de San Agustín y el hábito de la Concepción, fundado a la muerte de Juan de la Barrera, que dejo dispuesto en su testamento parte de sus bienes para que sirviesen para la creación de un convento de religiosas en Sevilla. Su primitivo emplazamiento lo tuvo en el denominado barrio de San Pedro, trasladándose posteriormente a su actual sitio en la plaza de Santa Marta, junto a la magnífica Catedral sevillana. 

El cambio de lugar fue porque el Gobierno expulsó a las monjas en 1811 por construir en el solar un Mercado de Abasto, lo que hace trasladarse a las monjas al convento de los Terceros en la collación de Santa Catalina, siendo el primitivo convento de grandes dimensiones con un inmenso patio de columnas de mármol. Permanecieron las monjas en el de los Terceros hasta 1819, que se establecieron en unas casas cedidas por el Arzobispo Cienfuegos junto a la Catedral.

 Una parte del actual edificio según muchos historiadores fue la mezquita llamada de los Osos, convento que posee una espadaña, que se puede definir como una de las más bellas y armónicas no sólo de Sevilla, sino de Andalucía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario