viernes, 7 de agosto de 2015

Sentencia.


No se en otros sitios de este viejo mundo como comprenderán Tu injusta Sentencia, lo que si sé Señor, que aquí en Sevilla, Tu Sentencia no es sentencia, es amor, es humildad, es devoción, es quererte, es  rezarte, es protegerte, es sentirte, es ablarte, es contar para todo contigo, es visitarte, es abrazarte, es no olvidarte, es  llevarte en el corazón, es pasearte de costero a costero, es orgullo de todos los Macarenos y de Tu Centuria que te escolta. Centuria que si fuera preciso en algún momento por defenderte hasta la última  gota de su sangre darían sus Armaos, por esto y mucho más mi Señor ¿quien dice que a ti en Sevilla te leen tan injusta Sentencia?.

Foto de Luismi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario