domingo, 7 de mayo de 2017

Cuernos y Pecado.


Parece que lo de los cuernos es de hoy, pero no, es de muy antiguo , tan antiguo diría yo como el oficio de prostituta. 

Ya en el siglo XVII, siglo de muchas cosas y también de cuernos que abundaban en los reyes y pudientes  Marañón lo explica a las mil maravillas:
Por las distintas técnicas de libertinaje en España el pecado se hacía con misterio; en Francia con publicidad. Las queridas de sus reyes, por ejemplo, eran amantes oficiales; aquí eran secretos a voces, pero secretos. El escándalo mayor en Francia, y para el español no hay nada más grave que el escandalizar, pero tal vez  la calidad del pecado era peor tras la máscara correcta de España, y en este sentido tenían razón los apavientos de los franceses.

Como vemos, el pecado siempre fue unido al español en todo, hasta en poner los cuernos, algo que los reyes, clero y ricos se pasaron por el forro. Con esto no quiero decir otra cosa que, exponer y hacer ver que cuando se acomete un pecado no porque se haga con misterio, calladito y con muy buenos modales es mejor, todo lo contrario, es muchísimo peor, lo que pasa que en este país gusta mucho las máscaras y el disimular lo que ya todos sabemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario